¿En qué consiste la Cirugía de las Glándulas Salivales?

Las patologías que las glándulas salivales pueden presentar son muy variadas, aunque las que frecuentemente suelen necesitar cirugía son las relacionadas con las piedras (en términos médicos “litiasis”) y con los tumores que asientan en las glándulas salivales. Las personas tenemos un par de glándulas bajo la mandíbula, conocidas como glándulas submaxilares, así como otro par a ambos lados de la cara, llamadas glándulas parótidas. Asimismo existen unas glándulas salivales menores entre las que se encuentran las glándulas sublinguales y las labiales.

Las 5 preguntas clave para preguntar en la consulta previa

1¿Cuánto dura la intervención?

La cirugía para retirar la submaxilar dura aproximadamente una hora. La extirpación de la parótida, entre dos y tres horas.

2¿Qué tipo de anestesia es necesaria?

Anestesia general

3¿Cuánto tiempo estaré en el hospital?

Por lo general suele ser necesario una estancia corta, de unas 24-48 horas

4¿Cuándo puedo retornar a mi vida habitual?

Una vez retirados los drenajes se puede hacer una vida relativamente normal. Se recomienda reposo domiciliario durante unos 5-7 días.

5¿Qué ventajas y beneficios tiene ser paciente del Dr. Alberto Candau?

La cirugía de las glándulas salivales es una cirugía muy minuciosa y que precisa de gran destreza, debido a la posibilidad de lesión de estructuras muy importantes como es el nervio facial. Es necesaria una amplia experiencia y conocimiento de los territorios faciales para minimizar este riesgo. Además, es importante sentirse confiado en que el cirujano que va a realizar la cirugía de las glándulas salivales realice una correcta sutura estética de los tejidos para que posteriormente se note lo menos posible. En aquellos casos en los que sea necesario, se pueden realizar técnicas reparadoras de como una infiltración grasa en la celda parotídea para minimizar el resultado de una extirpación glandular.

¿A quién va dirigido?

El motivo de consulta más frecuente en los casos de litiasis es la inflamación de la cara o el cuello, que suele ocurrir en relación a las comidas, y que puede en ciertos casos acompañarse de signos de infección (dolor, enrojecimiento, e incluso supuración). Por su parte, la mayoría de los tumores tanto benignos (que son los más frecuentes) como malignos, aparecen como bultos por lo general que no duelen, en las zonas de la cara y el cuello antes explicadas.
Si Ud o un conocido experimentase sintomatología similar a la explicada, quizás debería consultar con un especialista.


Otras consultas sobre la Cirugía de Glándulas Salivales

¿Dónde se realizará la intervención de Glándulas Salivales?

Todas nuestras intervenciones de cirugía de glándulas salivales, como la Parotidectomía (cirugía para extirpar la glándula parótida) como la Submaxilectomía (cirugía para extirpar la glándula submaxilar) se realizan en quirófanos reglados como los situados en la Clínica de la Luz o en el Hospital Virgen de la Paloma en Madrid. La Cirugía de Glándulas Salivales en Córdoba se realiza en la Clínica BAU. En Málaga se realiza en el Hospital El Angel o en QuironSalud Málaga.

Es un procedimiento que precisa anestesia general, siendo posible en determinados casos realizar algunos con anestesia local y sedación.

¿Qué patologías contraindican la realización de una Cirugía de Glándulas Salivales (Parotidectomía y Submaxilectomía)?

En la mayoría de los pacientes no existen contraindicaciones absolutas al procedimiento. Se recomienda especial cuidado en pacientes que presenten una alteración de la coagulación, dado que puede incrementar el riesgo de sangrado intra y postoperatorio.

En la cirugía de la parótida, como se ha explicado, es especialmente importante prestar atención a la disección cuidadosa del nervio facial para disminuir el riesgo de lesión. En la cirugía de la submaxilar, el nervio que está cercano a la glándula es el nervio lingual, cuya función es dar sensibilidad a la lengua.

¿Qué debería saber antes de la cirugía?

En todos los pacientes que deban realizarse una Cirugía de Glándulas Salivales por habérseles encontrado alguna tumoración deben saber que lo más importante es conseguir la resección completa de la lesión para asegurar la salud del paciente. No obstante, se pueden aplicar diferentes técnicas de cirugía facial para minimizar el impacto de la intervención en la vida del paciente.

La realización de incisiones mínimamente invasivas, así como emplear la hidrodisección, consiguen una cirugía con menor inflamación y sangrado durante y después de la cirugía. Se recomienda que la sutura posterior de la piel de la cirugía se realice siempre con hilo de Nylon de perfil bajo (4/0 o 5/0), desaconsejando el uso de materiales como los agrafes (las denominadas “grapas”) y otras suturas que generan una peor calidad de cicatrización.

Se recomienda una fisioterapia precoz postoperatoria que va a ayudar al paciente a recuperar la movilidad facial más pronto. Dichos ejercicios serán explicados en el momento del alta de la clínica. Dependiendo del caso, se le recetará medicación especial para disminuir el riesgo de no recuperar la movilidad de los músculos faciales.

Los drenajes son habituales en esta cirugía, y han de mantenerse un mínimo de tiempo suficiente para asegurar que no aparezcan seromas en el lecho operatorio. Por lo general, se mantienen durante unos 2 a 3 días, siendo retirado de forma ambulatoria. Las recomendaciones actuales fomentan el alta precoz de los pacientes a las 24 horas de la intervención, ya que mejora su recuperación funcional y disminuye el riesgo de complicaciones asociadas a la estancia hospitalaria.

Recomendaciones previas y posteriores a una Cirugía de las Glándulas Salivales (Parotidectomía y Submaxilectomía)

  • Al tratarse en la mayoría de los casos de una intervención bajo anestesia general / sedación, debe acudir en ayunas a la clínica desde 6 horas antes de la intervención.
  • Se recomienda acudir habiéndose realizado una adecuada higiene oral, así como una ducha completa. En el caso de los varones, se recomienda que acudan con la barba rasurada para evitar focos de infección.
  • Una vez haya terminado la intervención, debe iniciar la medicación prescrita. Ésta suele constar de un antibiótico, unos antiinflamatorios – analgésicos, y en determinados casos un protector de estómago, y unos corticoides para bajar la inflamación del nervio. Los drenajes han de ser cambiados diariamente con especial cuidado para que no se contaminen y se infecten.
  • Es importante que en pacientes fumadores se recomiende abstención absoluta del tabaco durante las tres semanas anteriores y las tres semanas posteriores a ésta cirugía, para mejorar la irrigación del lecho donante, que repercutirá en una mejor cicatrización.
  • Los puntos de sutura se suelen retirar, dependiendo del paciente y su grado de cicatrización, entre los 8 y 10 días. Es importante aplicar crema de protección pantalla total durante todo el postoperatorio para disminuir la aparición de cicatrices anómalas
  • Una vez resuelto su problema de salud por el que haya precisado una parotidectomia o una submaxilectomía, puede notar que el lecho donde se encontraba la glándula puede aparecer más deprimido o más hundido. En esos casos, se pueden plantear infinidad de procedimientos para aumentar el volumen de la zona, fundamentalmente el relleno con grasa autóloga del propio paciente.
  • El mejor cuidado de la herida quirúrgica repercute en una mejor cicatrización, con menos grosor y con mejor aspecto. Las cremas con silicona orgánica, como la crema SkinCover® de Skin Clinic – DrCandau, actúan como barrera sellante permitiendo que las fibras de colágeno se organicen de forma más alineada, disminuyendo el riesgo de infección de la herida quirúrgica y mejorando el aspecto final de la cicatriz.